ENLACES





EL QUINTO SENTIDO DEL PÁJARO CARPINTERO

(Videoinstalación, Escultura. 1990)

La instalación El quinto sentido del pájaro carpintero el artista se posiciona como un ave de la familia de las Piciformes o pícido (Picidae),  dejando entre ver y reflexionando sobre los hilos ocultos inherentes en las imágenes mediáticas que configuran las ciudades contemporáneas de la España de los 90.

 

Comprende una videoinstalación con 5 pantallas audiovisuales y tres piezas combinadas con esculturas de hierro y estructuras de madera. En la primera encontramos al artista circunscribiendo figuras geométricas a través de la técnica de Trompe-l’œil o ilusión óptica con claras referencias a los primeros artistas del arte conceptual, pero en este caso se cuestiona que las imágenes que emiten los medios son eso, un Trompe-l’œil de la realidad. En la segunda pieza, sobre una tarima de madera se observan dos monitores entelados con una malla negra donde hay imágenes de personas caminando por un túnel, idas y venidas de figuras humanas que pueden configurar el espectro de una ciudad moderna.

 

La ciudad moderna considera como obsoletos los elementos del pasado y, en contraposición, se proyecta como una máquina industrial capaz de ser autosuficiente. Desde esta perspectiva en la tercera y última de las piezas, observamos cinco esculturas de hierro junto a dos pantallas de vídeo el primero con imágenes de la destrucción de un edificio antiguo, con el consiguiente borrado de la memoria del lugar. en contraposiciónPara la construcción de una nueva realidad en cualquier ciudad que fue afectada por una guerra, en el segundo monitor se observa la construcción de una estructura de hormigón que dará paso a un edificio de viviendas acorde al movimiento moderno de las ciudades contemporáneas donde se manifiestan las cuatro escalas del hombre; el habitar, el trabajo, el recreo del cuerpo y del espíritu, y la conexión con el resto de habitantes.

 

Esta video instalación fue la primera exhibición individual realizada en 1990 en la Sala de San Esteban de Murcia. Porteriormente la instalación se exhibió en el Museum Arhem en Holanda.