ENLACES





ÓPTICA ONDULATORIA DEL TIEMPO

(Videoinstalación, 1999)

Se compone de dos proyecciones de vídeo. Al entrar en una sala una gran imagen de un faro nocturno cercano al mar nos fascina e impresiona, aunque a su vez nos molesta con su gran luz que desprende al rotar sobre sí mismo, pues nubla y vela la visión. En contraste con esta gran imagen tomada como una metáfora, nos encontramos con un pequeño monitor en el cual vemos las imágenes que el artista ha captado con su cámara dando vueltas sobre si mismo 360º. Estas imágenes nos muestran espacios y paisajes cotidianos del Perú y de España, desde niños jugando al futbol o ferias populares a parajes salvajes o lugares como el Retiro madrileño. Con ellos el artista se adentra en una compleja trama conceptual de relaciones entre naturaleza y distancia espacial del observador u observado. Esta distancia de la que tanto hablaron Benjamin y Virilio, es trastornada por las nuevas tecnologías de reproducción de masas, especialmente la fotografía, el cine y el vídeo. El cámara, en este caso el artista, a quien Walter Benjamin compara con un cirujano, “penetra profundamente en su tejido (de realidad)”, su cámara enfoca para “para evocar a un objeto por su caparazón”. De esta manera las nuevas tecnologías, derrumban las distancias físicas, desplazando los patrones familiares de percepción en los que se basan nuestra cultura y nuestra política.

 

El acto rotatorio del faro, es tomado como metáfora de algo totémico, impasible,  lugar de vigía y artefacto-arquitectura que guía a la gente en la mar, en la pérdida, en los momentos de incerteza. Éste es un elemento que con su luz construye por sí mismo lo que choca o enfrenta, aunque también nos moleste, siendo totalmente inocua y aséptica su luz, sin distinguir lugares o cosas, pudiendo guiarse gracias a él, todas las personas. Pero por el contario, la cámara videográfica, un aparato que en sí también es inocuo, y su captación de luz (al contrario que el faro) es mediante abserción, rompe con aquellos objetos de representación entre fondo y figura, observador y observado.

 

Presentado en el Centro Cultural de España en Lima, Perú, 1999. Exposición Pacto con el momento incierto. Comisariada por Agustín Pérez Rubio y Jorge Villacorta Chávez.